lunes, 10 de octubre de 2011

comentarios

Cuando un "Chomp" o un "Slurp" son un disparador para la indignación
Por JOYCE COHEN
Publicado: 05 de septiembre 2011



Para las personas con una condición que algunos científicos llaman misofonia, el horario de la comida puede ser una tortura.

Los sonidos de otras personas comiendo , masticando, sorbiendo, gorgoteando - puede hacer en forma instantánea, que la sangre hierva de rabia.

O como Ada Siganoff dijo, "la ira, pánico, miedo, terror y rabia, todo mezclado."

"La reacción es irracional", dijo Siganoff, de 52 años, de Alpine, California "Es la típica pelea o la huida" - tan pronunciada para ella, que ya no come con su marido.

Mucha gente pueden distraerles ciertos pequeños sonidos que no parecen molestar a los demás - la goma de mascar, los pasos, el tararo. Pero los enfermos de misofonia, una afección que recientemente fue reconocida y que sigue siendo poco estudiada y poco conocida, puede esto llevar el problema a un nivel superior.

También sigue un patrón sorprendentemente consistente, según los expertos. La condición casi siempre comienza en la niñez o la adolescencia temprana y empeora con el tiempo, a menudo ampliandose para incluir además de los sonidos de impacto, los de comer y respirar.

"No creo que 8 - o 9 años de edad uno se decide despertar una mañana y decir:" Hoy en día la masticación de mi padre me vovió loco '", dijo Marsha Johnson, una audióloga de Portland, Oregon, que conduce un foro "on line" para personas con misofonia.

Pero eso es lo que sucede, dijo, y agregó: "Pronto el niño no quiere sentarse a la mesa o ir a la escuela."

Aage R. Moller, un neurocientífico de la Universidad de Texas en Dallas que se especializa en el sistema nervioso auditivo, incluyó la misofonia en el "Libro de texto de tinnitus", una guía médica de 2010 de la que fue editor.

Él cree que la misofonia está cableada en el cerbro, tales como ser diestro o zurdo, y probablemente no es un trastorno auditivo, sino una "anormalidad fisiológica" que reside en las estructuras del cerebro activadas por el sonido procesado.

"No hay un tratamiento eficaz reconocido", dijo el Dr. Moller. Los pacientes suelen ir de médico en médico, buscando ayuda en vano .

La Dra. Johnson estuvo de acuerdo. "Estas personas han sido diagnosticadas de un montón de cosas diferentes: trastornos fóbicos, trastorno obsesivo-compulsivo, trastorno bipolar, manía, trastornos de ansiedad", dijo.

El interés Johnson se despertó cuando vio su primer caso en 1997. "Esto no es voluntario", dijo. "Por lo general, lloran mucho porque les han dicho que pueden controlar esto si así lo desean.

Esto no es culpa de ellos. No preguntan por ello y no lo inventan. "Y como los adultos," no lo superan ", dijo. "Ellos estructuran su vida alrededor de este síntoma."

Taylor Benson, un estudiante de 19 años de edad, en la Universidad de Creighton en Omaha, dice que ante muchos sonidos de la boca, junto con los de los mocos y los de la goma de mascar, le provocan presión en el pecho y su que corazón palpite fuerte. El se sorprende al encontrarse a si mismo apretando los puños y mirando a la persona que hace el sonido.

"Esta situación me ha hecho perder a mis amigos y ha causado numerosas peleas", dijo.

Misofonia ("no les gusta el sonido") se confunde a veces con hiperacusia, en la que el sonido se percibe como anormalmente alto o como dolor físico.

Pero la Dra. Johnson dice que no son lo mismo. "para estas personas el sonido, más fuerte es el mejor", dijo de los pacientes con misofonia. "Los sonidos intensos se oponen a los sonidos suaves, apenas audibles." los pacientes se vuelven locos ante el suave sonido de su querido perro lamiendo sus patas, otros no pueden soportar aún el sonido de una explosiva "p" en la conversación ordinaria.

Cuando las personas con este trastorno no pueden evitar los sonidos, a veces usan de tapones para los oídos para bloquear o dispositivos de ruido blanco para enmascararlos.

Los antecedentes familiares son comunes. La Sra. Siganoff sospecha que su padre tenía misofonía, también. "Él nos compran zapatos nuevos y se quejaba que estábamos caminando muy fuerte", dijo.

La prevalencia es desconocida. El grupo de la Dra. Johnson, Yahoo, soundsensitivity, cuenta con unos 1.700 miembros en todo el mundo. Uno de los miembros, un hombre de Canberra, Australia, maneja: soundsensitivity.info, un sitio informativo para público en general.

Mientras tanto, los que tienen misofonía tratan de hacerle frente lo mejor que pueden. La Sra. Siganoff dice que sigue enfureciendose, hasta que dice algo así como "cállate" o "deja de hacer ruido"

"Si yo no digo nada, la rabia se acumula", dijo. "Esa vocalización es suficiente para detener la reacción." (la Ecolalia, o la imitación del sonido ofensivo, es común, dice la Dra. Johnson.)

Cuande era adolescente, en la mesa, Heidi Salerno intentó conectar discretamente sus oídos o masticar en sincronía con los demás para ahogar con su propio ruido de mascar el de los demás.

Los médicos le dijeron que era demasiado el control, dijo la Dra. Salerno, de 44 años, abogada de San Diego. "Pero hay muchas cosas sobre las que yo no estoy en control , y no siento rabia al respecto", dijo. "Yo usaba el cepillo electrico de los dientes siempre apagado".

La Sra. Salerno cierra la puerta de su oficina ante a los sonidos molestos como el clic de una lapicera. Ella es bailarina ycampeonade de swing y cuando enseña danza prohíbe la goma de mascar en la clase, diciendo a sus alumnos, "Si, la goma de mascar, hace que me distraiga".

Donna McDow, de 57 años, secretaria jubilada que vive cerca de Los Angeles, intenta un camino diferente, decirle a la gente que tiene un fuerte dolor de cabeza. "Todo el mundo entiende el dolor de cabeza", dijo. "Nadie entiende lo que tenemos."

When a Chomp or a Slurp Is a Trigger for Outrage
By JOYCE COHEN
Published: September 5, 2011

For people with a condition that some scientists call misophonia, mealtime can be torture. The sounds of other people eating — chewing, chomping, slurping, gurgling — can send them into an instantaneous, blood-boiling rage.

Or as Adah Siganoff put it, “rage, panic, fear, terror and anger, all mixed together.”

“The reaction is irrational,” said Ms. Siganoff, 52, of Alpine, Calif. “It is typical fight or flight” — so pronounced that she no longer eats with her husband.

Many people can be driven to distraction by certain small sounds that do not seem to bother others — gum chewing, footsteps, humming. But sufferers of misophonia, a newly recognized condition that remains little studied and poorly understood, take the problem to a higher level.

They also follow a strikingly consistent pattern, experts say. The condition almost always begins in late childhood or early adolescence and worsens over time, often expanding to include more trigger sounds, usually those of eating and breathing.

“I don’t think 8- or 9-year-olds choose to wake up one morning and say, ‘Today my dad’s chewing is going to drive me insane,’ ” said Marsha Johnson, an audiologist in Portland, Ore., who runs an online forum for people with misophonia.

But that is what happens, she said, adding, “Soon the kid doesn’t want to come to the table or go to school.”

Aage R. Moller, a neuroscientist at the University of Texas at Dallas who specializes in the auditory nervous system, included misophonia in the “Textbook of Tinnitus,” a 2010 medical guide of which he was an editor.

He believes the condition is hard-wired, like right- or left-handedness, and is probably not an auditory disorder but a “physiological abnormality” that resides in brain structures activated by processed sound.

There is “no known effective treatment,” Dr. Moller said. Patients often go from doctor to doctor, searching in vain for help.

Dr. Johnson agreed. “These people have been diagnosed with a lot of different things: phobic disorders, obsessive-compulsive disorder, bipolar, manic, anxiety disorders,” she said.

Dr. Johnson’s interest was piqued when she saw her first case in 1997. “This is not voluntary,” she said. “Usually they cry a lot because they’ve been told they can control this if they want to. This is not their fault. They didn’t ask for it and they didn’t make it up.” And as adults, they “don’t outgrow it,” she said. “They structure their lives around it.”

Taylor Benson, a 19-year-old sophomore at Creighton University in Omaha, says many mouth noises, along with sniffling and gum chewing, make her chest tighten and her heart pound. She finds herself clenching her fists and glaring at the person making the sound.

“This condition has caused me to lose friends and has caused numerous fights,” she said.

Misophonia (“dislike of sound”) is sometimes confused with hyperacusis, in which sound is perceived as abnormally loud or physically painful. But Dr. Johnson says they are not the same. “These people like sound, the louder the better,” she said of misophonia patients. “The sounds they object to are soft, hardly audible sounds.” One patient is driven crazy by her beloved dog licking its paws. Another can’t bear the pop of the plosive “p” in ordinary conversation.

When people with the disorder can’t avoid the sounds, they sometimes try earplugs to block them, or white-noise devices to mask them.

Family links are common. Ms. Siganoff suspects her father had the condition, too. “He would buy us new shoes and complain we were walking too loud,” she said.

The prevalence is unknown. Dr. Johnson’s Yahoo group, soundsensitivity, has about 1,700 members worldwide. One member, a man from Canberra, Australia, runs soundsensitivity.info, an informational site for the general public.

Meanwhile, those with the condition cope as best they can. Ms. Siganoff says she remains enraged until she says something like “shut up” or “stop it.”

“If I don’t say anything, the rage builds,” she said. “That vocalization is enough to stop the reaction.” (Echolalia, or mimicking the offensive sound, is common, Dr. Johnson said.)

As a young adolescent at the dinner table, Heidi Salerno tried to discreetly plug her ears or chew in sync with others so her own chewing noises would drown theirs out.

Doctors told her she was too controlling, said Ms. Salerno, 44, a lawyer in San Diego. “But there are many things I am not in control of, and I don’t feel rage about it,” she said. “I was always brushed off.”

Ms. Salerno shuts her office door against bothersome sounds like pen clicking. She is a champion swing dancer, and when she teaches dance she prohibits gum chewing in class, telling her students, “If you are chewing gum, I will be distracted.”

Donna McDow, 57, a retired secretary who lives near Los Angeles, tries a different tack, telling people she has a bad headache. “Everybody understands a headache,” she said. “Nobody understands what we have.”
Fuente: diario "The New York times"

30 comentarios:

  1. magnifico post. Deberian darle mas bombo al tema.

    ResponderEliminar
  2. Muy bueno, yo he concluido que me inicié en la infancia, no soportaba los masticados de mi padre ni de nadie con la boca abierta, el chicle tronador, la respiración con nariz tapada, los rezos en vos baja, morderse las uñas etc...Todos dicen que soy una intolerante...me ha ocasionado problemas con mi pareja; al menos ahora se porqué. Esto a merita mayor difusión...y ojalá a futura haya alguna terapia que minimice la ira. Gracias

    ResponderEliminar
  3. Yo lo tengo desde los 9 o 10 años según recuerdo.... Me molesta casi todo lo que nombran acá, pero si he logrado aumentar mi tolerancia al respecto, con un esfuerzo enorme.... No se como pero últimamente me esta volviendo a suceder..... Es horrible, la ira es casi incontenible, se pierde la noción de la realidad y uno solo logra pensar en que por favor ocurra un milagro y el ruido desaparezca... Exito a todos los que padecen este trastorno neurológico, si es que se le puede llamar así, y un abrazo de contención, recuérdenlo en el momento, adios =)

    ResponderEliminar
  4. Yo no recuerdo exactamente cuando comenzo, creo que fue en epoca de la secundaria, primero me comenzo a molestar cuando mi papà masticaba chicle, despues cuando chiflaba. Y pues ya despues muchas cosas. Creo que depende de mi humor para que me afecte mucho o poco, cuando estoy estresada por la escuela, si me molesta mucho, me voy a mi cuarto a llorar del coraje, en mi casa siguen sin entenderme, mi hermana hasta me ha insultado. El sentarme a la mesa a comer es un martirio por que se que todos van a hacer ruido, aunque si lo soporto, pero escuchando todo. Siempre que estoy comiendo pienso, sere feliz el dia que viva sola, Lo peor que tengo es que me molesta el ruido que hacen las teclas de la computadora y para mi mala suerte estudie informatica asi que estoy rodeada de computadoras todo el dia, lo bueno que puedo tener audifonos puestos todo el dia en el trabajo, si se me olvidan me vuelvo loca.

    ResponderEliminar
  5. Gracias a todos por sus comentarios y compartir sus experiencias, sepan que aun cuando cada caso es distinto a los demas, se puede ayudar a las personas con misofonia, con diversas herramientas de tratamiento, tales como el uso terapeutico de sonido, algunos fármacos y apoyo emocional, que logran mejorar la calidad de vida de quienes la padecen.
    Dr. Darío Roitman

    ResponderEliminar
  6. Acabo de enterarme hoy que probablemente sufro de misofonia. Actualmente estoy diagnosticado con un cuadro obasesivo-compulsivo, sin embargo todas las situaciones nombradas acá figuran en lo que considero como mis ...manías.
    Yo y mi familia han sufrido mucho con el problema que tengo. Sin embargo, actualmente he estado logrando controlar ésta situación con el consumo de medicamentos como Fluoxetina (Prozac) acompañado de terapia psicológica para regular mis niveles de ansiedad y estress. Sin embargo, me refugio en la música para escapar de situaciones incómodas, me he vuelto un experto en comer rápido. Muchas gracias por difundir ésta información. Ayuda un montón ser cada vez más conciente de su condición; tranquiliza eliminar esa incertidumbre que inundaba cuando me preguntaba "qué diablos me pasa?".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mucho agradecemos sus comentarios, que nos provocan continuar con la disfusion de temas diversos, de fuentes diversas, que abarquen la tematica de los acufenos y la hiperacusia y sus variantes
      Dr.Dario Roitman

      Eliminar
  7. Hola a todos. Yo también acabo de enterarme del problema que tengo. Odio cuando mi papá mastica chicle, también cuando lo hacen los demás, pero mucho más con la gente más cercana a mí. La conviviencia con mi novia es bastante sufrida: cuando hace ruidos en la cocina, cuando teclea en la notebook,cuando hace sonidos con la bonbilla del mate,etc. También me molesta cuando está cerca de mí y me choca sin querer, cuando se mueve mucho mientras miramos una película y cuando se lleva los dedos a la boca para morderse las uñas. Me gustaría saber de algún profesional que se dedique a este tipo de "fobias" o problemas neurológicos. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  8. Hola la verdad al leer estos comentarios acerca de esta fobiame hacen sentir un poc mejor es terrible lo que se puede sufrir a causa del ruido y tenerle tanto odio sin razon a las personas que lo hacen, si contara cada cosa que me pasa cpn los ruidos seria muy extensa pero solo quiero dar las gracias por compartir este foro y hablar de este tema que "si existe" y no es que es un problema mio sino que le pasa a muchas personas gracias

    ResponderEliminar
  9. Buenos dias , se que lo que voy a decir es duro pero ojalá hubiera nacido sordo.tengo 39 años y mi vida quitando momentos puntuales esta siendo un infierno. Esta enfermedad te agota porque te provoca situaciones en el día a día tan irritantes física y phisicologicamente,que te obliga a ser de una forma que no eres y además te hace sentir culpable, es duro tener tres hijos y discutir con ellos todos los dias , por dios tienen 5,7 y 10 años y es de lo mas normal que tomen chucherías , pero delante mía no , ir al cine me muero con el ruido de las palomitas etc etc etc, en fin que os voy a contar. Ojalá se consiga tratar esta enfermedad porque te hace pensar desde que te levantas en que situaciones te vas a encontrar o con quien vas a comer etc para conciensarte que vas a pasar un mal rato o de intentar evitarlas . Suerte

    ResponderEliminar
  10. Dios. Leo todo esto y lo q hago es llorar. No es nada facil vivir asi. Porq terminas alejandot d las personas q mas amas para no lastimarlas con estas "manias", es muy dificil encontrar paz asi, en muchas ocasions e deseado ser sord@ porq a veces se vuelve tan insoportable. Solo q nadie comprende esto. Y mi mama en muchas ocasiones me decia q yo le tenia rabia. Pero eso no es asi. Son situaciones q no puedes controlar. D verdad q es lo pEor. No poder ni siquiera compartir una comida agradable con tu familia. Y si, la cosa comienza d niño con una sola persona pero al pasar el tiempo aumenta d manera sorprendent. Ojala d verdad q alguien nos pueda ayudar.

    ResponderEliminar
  11. Holaaa, no puedo dejar de comentar esto!!! Acabo de descubrir que realmente padezco algo, que no estoy loca, y que no soy la única!! Cómo los entiendo a todos. Se me hace muy difícil vivir con esto, también tuve muchísimos problemas en mi casa y siempre la mala de la película, la complicada, la trastornada, era yo. Y en serio a veces pensaba que estaba loca. A veces trataba de aguantarme el ruido molesto de mi hermano respirando en la cama de al lado, trataba de evitarlo, NUNCA PUDE. TAPONES a los oídos, igualmente nunca duermo bien, solamente cuando duermo sola. ME ENERVAN los chicles, no sé para que están hechos, o el ruido de las pastillas contra los dientes de la gente. Y con la comida, cuando era mas chica, odiaba el ruido, ahora no puedo ni mirar el movimiento de la boca de la persona. CADA VEZ AUMENTA MÁS ESTO!! En serio, todo mi apoyo para todos!! Los entiendo con el alma. Espero que tenga solucion. Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. si yo tengo 10 anos me pasa lo mismo tengo MILES de discusiones con mi familia y yya me estoy volviendo loco no se que voy a hacer ayuda

      Eliminar
  12. Acabo de entender todo lo que me pasaba desde los 8 o 9 años, era insoportable, creía que era la única, echaba la culpa a los demás por provocar esos ruidos aunque en el fondo se que son ruidos normales, yo no soy así, pero cuando escucho por ejemplo a alguien mover una cuchara dentro de un vaso, simplemente por eso me entra rabia, ira, ganas de llorar, de gritar a esa persona y acabar dando un portazo a la puerta de mi habitación. Me han llamado maniática... de todo, nadie nunca lo a entendido pero por suerte, desde hace unos años lo estoy controlando parecerá una tontería, que no funciona pero a mi me ha funcionado, a base de escucharlo y evitando irme porque creo que el problema se agrava cuando lo evitas, nunca lo superas, lo que sentía cuando oía esos ruidos ya no parece tan fuerte, creo que...pienso en otra cosa o me convezco a mi misma de que es un ruido normal, pero lo que más me a servido es el reírse de uno mismo, reírse del sonido en cuestión es lo que me salvó a mi de volverme loca. No hay cura pero no os centréis en el sonido no lo pongáis en el centro de vuestra vida, Suerte.

    ResponderEliminar
  13. Bueeeeno ¡qué alivio leer vuestars experiencias! Yo soy misofónica desde los 8 años mas o menos: no soporto la masticación del chicle, los ruidos al comer, tragar y, como Camila, ya no puedo ni mirar la boca de las personas que comen...ni siquiera en un anuncio de televisión. Tragar, roncar, morder de uñas, chasqueo de uñas y ahora he incorporado con gran disgusto para mi porque me exige un autocontrol extra los silbidos y tarareos...
    De mas joven conseguía abstraerme mas fácilmente que ahora y mis estrategias para soportarlo son: el autocontrol y cuando ya no puedo mas...la huida (salgo de la habitación, me excuso y voy al servicio); directamente pido si es chicle que no haga ruido, Ipod con auriculares, rehuir contactos sociales.
    Me preocupa que esto vaya a mas pero me tranquiliza saber que cuanto mayor es una persona mas facil resulta estar con uno mismo. Coincido con la persona del comentario anterior... es un problema pero se puede vivir con ello, como el diabético y como otras personas lo hacen con sus trastornos.
    Un saludo y ánimo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado/a Anonimo/a
      La hiperacusia tiene tratamiento, hay terapias con sonido y las hay con fármacos, algunas especificamente dirigidas a la causa de la misma cuando se puede determinar, el consejo a Ud. y a los otros que han publicado comentarios respecto al tema es que si les molesta el síntoma, se hagan ver por profesionales médicos con experiencia en el tema y puedan solucionar o al menos aliviar la sintomatologia

      Eliminar
  14. Ahora todo tiene sentido, solo que me duele saber que no tiene una cura y que va a ir empeorando con la edad. Realmente deberian de darle mayor difusion a esta enfermedad es. Es horrible padecerla!

    ResponderEliminar
  15. He creado un grupo en Facebook, y me gustaría reunir a toda la gente de habla hispana allí, pues el único grupo que he visto en FB de Misofonia es en inglés.
    Para quien se quiera apuntar: http://www.facebook.com/groups/232136230250342/

    ResponderEliminar
  16. Doctor roitman ,siento llevarle la contraria pero esto no es hiperacisia si no mipshonia que no es lo mismo.Le pediría por favor que tuviera mas cuidado con su respuestas porque puede crear falsas esperanzas .La mejor solucion parar esta grave enfermedad es hablarlo con tus familiares y allegados para que colaboren con nosotros evitando situaciones desagradables para nosotros. Sin mas un saludo y gracias

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Estimado Anonimo/a, agradezco sus comentarios,

      El articulo no es de mi autoria, sino fue publicado en The New York Times, su autora es Joyce Cohen,

      Ciertamente se habla en el de misofonia,y se aclara que no es lo mismo que hiperacusia.

      Sin embargo la misofonia es un trastorno de la percepcion del sonido cuya descripcion fuera realizada originalmente por el Prof. Pawel Jastreboff,(utilizando para ello una combinacion de dos palabras latinas) quien oportunamente la describe como una variante de la Hipersensiblidad al sonido, que genericamente en Español se denomina Hiperacusia,

      Asi que no es lo mismo pero está dentro de la definicion global de trastornos de la hiper-percepcion del sonido.

      El Prof. Jastreboff, que la describio, realiza tratamientos a los pacientes con misofonia, que suelen tener como resultado un alivio en la sintomatologia (y esto tambien hacemos nosotros siguiendo sus recomendaciones).

      De las otras opiniones mencionadas en el articulo la Dra. Johnson.s de Oregon trata a sus pacientes con misofonia,no los deja sin tratar,

      El Prof. Aage Moller, es un investigador altamente prestigioso de ciencias basicas sobre audicion y sus trastornos y creo no trata personalmente pacientes.


      Referente a a crear falsas expectativas en los pacientes y que lo mejor es hablarlo, coincido con Ud. en que siempre es bueno hablar de los tratamientos,

      Pero debo informar que mi modesta experiencia (siguiendo al Prof. Jastreboff) indica que hay tratamientos con farmacos, dieta, estimulacion sonora,estimulacion magnetica transcraneana, equipamiento con generadores de sonido, elementos de proteccion acustica, etc, que alivian la condicion en los pacientes si hace el diagnostico y la indicacion terapeutica oportunamente.

      En suma creo que Ud. tiene cierta razon, pero no tiene toda la razon, no es cierto que nada se pueda hacer por los pacietes,salvo hablarles, por el contrario hay herramientas que se pueden utilizar personalizadamente para mejorar su condicion.

      Si Ud.es profesional de la medicina o tiene conocimientos que superan los que humildemente manjeamos, le ruego, que saliendo de su anomimato nos los comunique y nos brinde su valioso aporte

      Nuevamente agradecido por su opinion.

      Dr.Dario Roitman

      Eliminar
  17. Buenas noches doctor , gracias por su informacion , no soy ningún profesional solo soy un sevillano de 39 años y que debido a esta enfermedad que padezco y la cual va a mas estoy intentando encontrar aquí en España algún profesional bien sean psicólogo o neurólogo u otorrinos que sepan decirme algo y le puedo decir que aquí en mi país cuando escuchan la palabra misofonia les suena a chino.Le aseguro que mi comentario lo hice sin animo de ofender a nadie y pido perdón si alguien se a podido sentir molesto.No pretendo saber mas que nadie pero si quiero que entienda en que situación de desesperación me encuentro sin ninguna respuesta , incluso e preguntado en la asociación española de enfermedades raras y no tienen ni idea , en fin vuelvo a pedir disculpas y lo que si le estaría eternamente agradecido si tuviera la posibilidad de conocer a alguien en España o lo mas cercano a sevilla que pudiera ayudar a las personas que se encuentren en mi situación .Sin mas un saludo y felices fiestas a todos

    ResponderEliminar
  18. Estimado Sr.
    En Sevilla puede Ud. acudir al Hospital Virgen del Rocío.y ver al Miguel Angel López González,
    Doctor en Medicina y Cirugía. Bioquímico. Otorrinolaringólogo del Hospital Universitario Virgen del Rocio de Sevilla. Profesor Asociado de Otorrinolaringología en la Universidad de Sevilla.
    que se ocupa de acufenos, hiperacusia y misofonia, y probablemente lo pueda ayudar.
    Atte.
    Dr.Dario Roitman

    ResponderEliminar
  19. Algun doctor en Tijuana?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Debe haber, pero no conozco colegas de Tijuana, Mexico

      Eliminar
  20. Algún especialista en la ciudad de México o Querétaro?

    ResponderEliminar
  21. Tengo 40 años y creo que no hace muchos que no soporto ciertos ruidos.
    Cuando mi marido ronca (y confieso que no ronca fuerte ni tampoco todas las noches) o cuando mira las carreras de autos (ese sonido de los motores acelerando) pienso el el divorcio.
    Cuando decía que un ruido me resultaba molesto, como por ejemplo el pip de los artefactos electrónicos como teclados de alarmas, teléfonos o microondas, la gente se me quedaba mirando. Y yo no sabía que esto era un problema. Pierdo realmente la paciencia cuando escucho masticar, silbar, gárgaras o el ruido de una nariz resfriada. Necesito decirle al ruidoso que se detenga o irme si no tengo la confianza suficiente para decírselo!
    Qué tengo que hacer? A qué clase de profesional debo consultar?

    ResponderEliminar
  22. Siempre me han molestados los sonidos como cuando alguien mastica chicle, en la comida, respira incluso cuando se suenan los huesos(los dedos, espalda,etc), silbar, cuando alguien ronca, y bueno algunos sonidos mas que en realidad no los tolero,si me habia dado cuenta de mi problema pero nunca me habia puesto a investigar, ahora entiendo porque 'dearrolle esta habilidad'de comer rapido cuando estoy con mas personas, porque cuando estoy comiendo sola me demoro una eternidad. me pasa que durante estos sonidos me pongo muy enojada incluso siento ganas de gritarles decirles que se callen y pegarles, esto es algo que he ido controlando pero en realidad me molesta muchisimo.Este texto ha sido de gran ayuda y ahora sabiendo todo esto buscare formas de ayudarme, pero si me pueden decir que metodos me pueden ayudar les agradeceria bastante.

    ResponderEliminar
  23. Donde puedo acudir, si saben, en Cordoba Capital.. Sufro de esta enfermedad desde muy chico. Espero su respuesta, necesito ayuda. Gracias. Gustavo.

    ResponderEliminar
  24. Estimado Gustavo, consulte en Cordoba Capital, con el Prof.Dr. Mario Zernotti, Sanatorio Villa Allende,

    ResponderEliminar